Empezamos el ciclo sobre mentiras nucleares, poniendonos ante el sueño de cualquier ecologista: ¿qué pasaría si decidiéramos apagar todas las centrales nucleares del estado? ¿Es viable hacerlo a día de hoy?

Hay bastantes países que carecen de reactores nucleares, como Noruega, o Australia. Japón ha mantenido varios meses sus 54 reactores parados, y Alemania ha decidido adelantar una década el cierre de sus centrales nucleares. Al mismo tiempo, hay otros países como EEEUU, Francia, Rusia o China, que lejos de plantearse un abandono paulatino de la energía nuclear, están construyendo nuevos reactores.

En España se produjo una parada en la construcción de instalaciones nucleares debido a la moratoria aprobada en 1984. Hay que añadir que la moratoria en sí terminó en 1997, con lo que en la actualidad no existe ningún motivo legal que impidiera la construcción de nuevas instalaciones. Pero por lo visto las empresas eléctricas no están por la labor de realizar las inversiones necesarias para las nuevas plantas[1].

En la actualidad, las instalaciones nucleares suponen apenas el 7% de la capacidad de generación de electricidad, pero producen anualmente el 20% de la electricidad[2]. Esta diferencia se debe a su situación favorable en el esquema productivo eléctrico. Debido a su escasa capacidad de regulación[3]  y los tiempos de espera entre apagados[4], las centrales nucleares tienen asegurada la venta de su electricidad siempre que estén operativas.

La utilización media de las centrales nucleares durante el año 2011 fue de más de 7400 horas, mientras que la media del resto de tecnologías no alcanzó las 2300 horas de funcionamiento. Existe por lo tanto un gran potencial de generación de electricidad que se encuentra claramente desaprovechado, y podríamos concluir sin problemas que se puede prescindir de la energía nuclear. De todos modos son necesarios algunos matices a tener en cuenta:

  • Una parte importante del sistema eléctrico es el conocido como Régimen Especial, donde se integran las energías renovables y la cogeneración. Se trata de un recurso que no siempre está disponible[5], y además estás tecnologías también tienen prioridad de producción, con lo que no se trata de un recurso que esté en la actualidad infrautilizado
  • Las ayudas a la quema de carbón nacional en centrales térmicas han supuesto un aumento de más del 80% de la producción de electricidad mediante carbón del año 2010 al 2011. Se trata de un tipo de generación de electricidad muy poco eficiente y muy contaminante
  • Los ciclos combinados son una de las tecnologías más infrautilizadas del sistema eléctrico. Se está aprovechando una cuarta parte de su capacidad. Hay que tener en cuenta de que aunque se basan en combustibles fósiles (gas natural), se trata de la tecnología térmica más eficiente disponible en la actualidad
Por lo tanto, ¿a qué conclusiones podemos llegar?
  • Es posible a fecha de hoy clausurar todas las instalaciones nucleares. El sistema eléctrico español tiene capacidad de generación de sobra para suplir la reducción de generación, mediante el aumento de producción de los ciclos combinados. Esta medida conllevaría un aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, pero una reducción importante del riesgo nuclear y de la problemática de gestión de residuos nucleares
  • De todos modos, esta medida no puede limitarse a una simple sustitución de tecnologías, sin un replanteamiento serio del esquema de producción y consumo de electricidad. Es necesario para trabajar por un sistema de generación más eficiente, por medidas de ahorro y eficiencia también en el punto de consumo, y por una aumento de la capacidad de generación mediante energías renovables que vayan reduciendo la necesidad de uso de combustibles fósiles
  • Si queremos que las energías renovables sean el futuro de nuestro sistema de eléctrico, es necesario realizar inversiones en I+D en tecnologías que mejoren su gestión, como todas las relacionadas con el almacenamiento de energía. Una buena parte de las partidas monetarias necesarias podrían venir de los actuales planes de investigación en energía nuclear, la inversión pública en el ATC de Villar de Cañas, o incluso las ayudas para la quema de carbón nacional
Por todo ello, es urgente un replanteamiento del sistema eléctrico nacional, abandonando inmediatamente la energía nuclear, paulatinamente las energías contaminantes basadas en combustibles fósiles, y haciendo importantes inversiones en energías renovables, que nos sitúen de nuevo en la punta de lanza mundial en empresas renovables.

————–

[1] La falta de propuestas de nuevas instalaciones hace pensar que efectivamente estas no son tan rentables como nos quieren hacer creer si carecen de ayudas públicas

[2] Los datos de generación eléctrica y potencia instalada están extraídos de: Avance del Informe 2011 de Red Eléctrica Española

[3] Las centrales nucleares tienen que funcionar siempre a máxima potencia, no pueden estar a media carga

[4] Debido a un proceso que se conoce como Envenenamiento del Núcleo, deben pasar varios días desde que se para la instalación hasta que se puede poner de nuevo en marcha

[5] El viento no sopla necesariamente porque lo necesitemos, ni el sol sale por la noche…

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: