Esta semana he tenido que escribir un artículo para una revista sobre este tema tan interesante (ya lo  colgaré cuando se publique), y mientras ordenaba mis notas para hacer una entrada al respecto, me he encontrado con estas dos noticias:

¡Las renovables se resisten! | Greenpeace España

Vozpópuli – REE recibe un aluvión de peticiones para instalar parques fotovoltaicos sin prima

Grandes noticias que me han animado a lanzarme sobre el teclado a escribir.

Para empezar a aclarar conceptos, ¿qué es el autoconsumo? se trata de una modalidad de generación de energía, en la que el usuario/consumidor construye su propia instalación de generación de energía, y la conecta a la red. De esta forma, en los momentos en los que la producción de electricidad es superior al consumo propio, vierte ese excedente a la red, y cuando ocurre lo contrario, toma electricidad de la red eléctrica. Se convierte por lo tanto en prosumidor: productor y consumidor. La novedad con respecto a la legislación previa, es que no se van a pagar primas ni sobreprecios sobre la energía generada.

En el estado se ha limitado esta posibilidad a las instalaciones de energías renovables o que utilicen residuos, para pequeña potencia, mediante un real decreto que se publicó a finales de 2011, estableciendo los criterios técnicos y los procedimientos administrativos para la conexión, pero dejando de lado algo primordial: el régimen económico del intercambio de electricidad con la red.

El sistema más extendido en otros países del entorno es el conocido como Balance Neto: se mide la diferencia entre la energía vertida a la red, y la energía consumida de la red durante un periodo de tiempo determinado, y el prosumidor abona la diferencia. De esta forma, se reconoce la posibilidad de “vender” la electricidad al mismo precio de compra. El sistema puede diferir de un país a otro en función del periodo de tiempo en el que se computa el balance, las limitaciones de potencia y tecnología de las instalaciones que se pueden adherir a este sistema, o incluso la posibilidad del pago de comisiones adicionales como los peajes de red.

El sector de energías renovables llevaba años esperando una normativa parecida, más a la vista del parón de las primas a las renovables, pero lo que en primera instancia parecía una buena notica, se ha convertido en un jarro de agua fría: llevamos más de retraso en la aprobación del régimen económico de este tipo de instalaciones, lo que las sitúa no les da ninguna seguridad económica.

Es urgente instar al gobierno a que desarrolle de una vez el decreto sobre balance neto, por todos los beneficios que pueden suponer este tipo de instalaciones:

  • Un nuevo empuje a las energías renovables, un sector que tras las meldidas del actual gobierno se encuentra en franca recesión. Hay que tener en cuenta que este sector tiene una gran capacidad de generar trabajo de calidad (es el sector energético que más intensidad de trabajo genera), y es una fuente constante de innovación tecnológica
  • Una mejora importante del entorno, al ser sustituida parte de la generación de electricidad mediante combustibles fósiles, por energías limpias
  • Al tratarse de energías autónomas y autóctonas, aumentaríamos la independecia energética del exterior (España es de los países más dependientes de la UE), mejorando la balanza de pagos al exterior de manera notable
  • Al tratarse pequeñas instalaciones, se descentraliza la generación de energía, produciendose en el entorno del lugar de consumo, con lo que las pérdidas de distribución se minimizan. Hay que pensar que en la actualidad estas pérdidas de distribución pueden rondar un 10-15%
  • Se democratiza el sistema eléctrico: es el autoconsumidor quien tiene capacidad de decidir de qué fuente de energía se quiere abastecer, e incluso puede tomar decisiones sobre cómo y en qué franja horario quiere consumir la energía
  • Se abarataría el precio de la electricidad, puesto que al entrar en el mercado los excedentes del autoconsumo, no entrarían las energías más caras en la subasta de electricidad

Las ventajas son múltiples, y muy interesantes en el actual escenario de crisis económica, energética y social en el que estamos. Las desventajas? Sobre todo que se les termina el oligopolio a las grandes eléctricas. Por eso mismo ya hay varias plataformas pidiendo que se regule el balance neto de una vez, como la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y la Plataforma para el Impulso de la Generación Distribuida  y el Autoconsumo Energético.

Por nuestra parte, en EQUO ya hemos realizado una pregunta al gobierno a través de nuestro diputado Joan Baldoví.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: