Llegan las navidades, y las calles se engalanan de luces y detalles decorativos a cada cual más hortera. Son tiempos de alegría y buenos deseos. Y parece que para representar todo esto es necesario decorar todo con colores brillantes, luces y motivos navideños. Así que la gente se empeña en decorar todo, absolutamente todo, para estar acorde con esta época.
El pobre osito quería mucho a su dueño, y por eso aguantaba impasible, año tras año, la humillación de ser engalanado para la navidad. Pero este año no ha podido soportarlo más…
Escuchando: The Luckiest Crime de Puggy

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: