En los últimos años he hablado mucho sobre el Fracking, tanto en este blog, como en charlas y en la prensa. Puede que ya os esté aburriendo con este tema, puesto que ya han pasado tres años y medio desde que Patxi López anunciara en Texas la intención de usar el fracking en Euskadi, y todavía seguimos luchando contra esta técnica contaminante y peligrosa. De todos modos hoy os quiero contar los motivos de esta técnica, es decir, la razón por la que se propone emplear una técnica tan peligrosa cuando tenemos a nuestra disposición otras opciones más limpias y seguras.

Si queremos explicar el rápido desarrollo del Fracking en Estados Unidos, y el interés en traerlo a Euskadi, tenemos que decir que es la historia de dos locuras. Dos locuras en paralelo, una en Estados Unidos y la otra en Euskadi, que en los últimos años han terminado unidas. Para poder analizarlas, tenemos que volver al pasado:

  • En Estados Unidos, hacia el inicio de la década del 2000, el precio del petróleo se duplicó en apenas un par de años. Parecía un momento adecuado para cambiar el modelo energético, en vista de los retos que tiene que afrontar. Pero en lugar de iniciar un cambio de modelo, en una escapada loca, se puso la vista en los yacimientos de gas y petróleo que hasta entonces no habían sido rentables. Al mismo tiempo, la técnica conocida de fracturación hidráulica experimentó importantes mejoras, en el ámbito de los sondeos desviados y de la fracturación de gran volumen, facilitando el proceso de extracción de gas pizarra, y dando comienzo a la técnica de Fracking que conocemos hoy en día. De todos modos, parece que no era suficiente con el ascenso de los precios y la mejora de la técnica, y era necesario un último empuje. Un empuje que llegó en 2005, de la mano de George W Bush y Dick Cheney, al aprobar la denominada Energy Policy Act. Mediante este conjunto de leyes, la industria de hidrocarburos recibía nuevas ayudas económicas, y al mismo tiempo los fluidos que se utilizan en el fracking quedaban exentos de cumplir la legislación ambiental. Ese es el inicio de la ascensión imparable del fracking… imparable hasta 2010, en el que el precio del gas natural sufrió una importante reducción en Estados Unidos, quedando por debajo de los precios de producción. Las empresas estadounidenses en ese momento ponen los ojos en Europa, que mantiene un alto precio de gas.
  • De vuelta en Euskadi, la locura se inicia en la década de los 80, cuando el Gobierno Vasco hace una apuesta por el gas natural, igual que en el resto del mundo. En principio la estrategia se desarrolla de forma habitual, pero rápidamente se sobredimensiona, llegando a acumular en un territorio tan reducido como Bizkaia una planta de regasificación en el superpuerto para la entrada de gas en barcos, la conexión del gasoducto principal hacia Francia y el estado, el almacén de gas Gaviota, y tres ciclos combinados de gas natural. No es demasiado para este territorio? Pero es evidente que en toda esta estrategia montada en torno a un recurso que no se posee como es el gas natural, carece de sentido. Por este motivo, hace tiempo que el Gobierno Vasco ha buscado gas en nuestro subsuelo, y en 1997 en el pozo Armentia perforado junto a Gasteiz, se encuentra gas en una formación de pizarras. Es más o menos el mismo momento en que se empieza a desarrollar la nueva técnica de Fracking, y el Gobierno Vasco enseguida se interesa por aplicarla.

Han pasado ya varios años desde que se iniciaron estas dos locuras que han traído la amenaza del Fracking hasta nuestras puertas. Unas estrategias que lejos de solucionar los problemas a los que se enfrenta el modelo energético, los han empeorado. Ya es hora de dejar de lado estas apuestas alocadas, alejemos el fracking de nuestra tierra, e impulsemos de una vez las energías renovables y limpias, que es la mejor forma de dejar la Bizkaia que queremos a las generaciones futuras.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

1 CommentLeave a comment

  • Esta actividad se esta expandiendo a todo el mundo y si no lo detenemos, traerá varias consecuencias graves como por ejemplo: el petróleo se agota más rápido y sin él los carros ya no tendrán más combustible para avanzar, daños en la economía, calentamiento global.

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: