Acabo de presentar mi candidatura a las primarias de EQUO, y como en el formulario tampoco nos podemos explayar demasiado, he decidido extenderme un poco más en mi blog, que no tengo tantas limitaciones de espacio.

Quienes ya seguís este blog, sabéis que siempre he sido una persona preocupada por los problemas de la sociedad, y he estado muy implicado en muchos movimientos sociales. Desde que conocí EQUO, he trabajado activamente en este proyecto, habiendo sido coportavoz tanto de Bizkaia como de Euskadi, y cabeza de lista al parlamento vasco. Desde hace unos meses, he dejado los cargos de coordinación para centrarme en mi carrera profesional y en las luchas por un nuevo modelo energético, tanto desde FrackingEz Bizkaia, como desde la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, montando su nodo de Euskadi.

Estoy convencido de que Europa va a jugar un papel importante en los próximos años. Hay muchos cambios que se han empezado a trabajar en esta legislatura, pero que se van a terminar de fijar en la siguiente, como son la política de lucha contra el cambio climático (política post 2020), su implicación en la implantación de energías renovables, las nuevas directivas de eficiencia energética, la directiva de impacto ambiental, o las políticas de inversión de los próximos años, por citar algunas.

Es importante que EQUO tenga una presencia fuerte en el parlamento europeo, para que estos cambios de políticas vayan en el sentido en el que queremos. Pertenecer al grupo de los verdes europeos (4ª fuerza en el parlamento) nos va a facilitar esta labor, pero cuanto más representantes consigamos, mejor vamos a poder trabajar por esa otra Europa que sabemos que es posible, y por la que quiero trabajar. De forma esquemático, considero que varios de los retos que tenemos que afrontar lo antes posibles son los siguientes:

  • Una Europa más solidaria entre su ciudadanía, y con el resto de personas que del planeta. La crisis está golpeando a las capas más débiles de la sociedad, mientras que los beneficios empresariales y los ingresos de las capas más ricas no paran de aumentar. Tenemos que recuperar los derechos sociales perdidos, y abandonar las políticas de austeridad de los últimos años para emprender un nuevo rumbo que tenga como objetivo el bienestar de la ciudadanía. Pero en este rumbo Europa no puede olvidar al resto de personas que habitan este planeta, y tiene que luchar para que estas políticas se extiendan a todo el planeta. No podemos olvidar que somos en gran parte culpables de el empobrecimiento de los países del Sur.
  • Una Europa en la que Justicia e Igualdad sean más que simples palabras, y se conviertan en hechos palpables. Acabamos de celebrar el día de los derechos humanos, pero gran parte de la ciudadanía seguimos percibiendo que eso no son más que una declaración de intenciones. Vivimos en una sociedad desigual, en la que todavía hoy se valora demasiado la procedencia social de las personas. Pero además de las desigualdades sociales, la realidad de las mujeres sigue siendo más que preocupante, habiendose convertido realmente en ciudadanas de segunda. Necesitamos asegurar que todas las personas somos iguales, independiente de la procedencia social, su género, o cualquier otro tipo de distinción que queramos hacer.
  • Una Europa en la que el entorno en que vivimos sea también el centro de las políticas, porque no podemos olvidar que la crisis que vivimos es una crisis sistémica, que más allá de los problemas económicos más visibles, esconde una verdadera crisis social, ambiental y energética, que precisa cuanto antes de abordar un cambio de modelo en todos los aspectos. Debemos partir de la realidad de que somos seres ecodependientes, para iniciar una transición hacia un modelo de vida basado en el equilibrio con el entorno, reduciendo de forma decidida todos los impactos que generamos.
  • Una Europa en la que las minorías nos sintamos plenamente integradas, sin discriminaciones. No podemos permitir las respuestas tibias que se están dando desde las instituciones europeas ante los ataques a las minorías tanto dentro como fuera de Europa. El racismo, la xenofobia, y la homofobia están aumentando de manera alarmante, y se están introduciendo sin tapujos en las instituciones. Europa debe actuar cuanto antes ante este tipo de ideologías del odio.

Lo conseguiremos? Seguro que sí!

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

3 CommentsLeave a comment

  • Aipatzen dituzun gaiak oso pertinenteak iruditzen zaizkit. Haatik, Euskal Herria Europan ezagutua izan dadin ez duzu deusik proposatzen? Nire ustez gure Herriak bere geroaz erabakitzeko eskubidea izatea Europa federal baten barruan garrantzizko aldarrikapena da. Seguru nago aldarrikapen hori zurea egiten bazenu askosez jende gehiagok zure alde bozkatuko lukeela. Adeitasunez

  • Parlamentari euskaldunen presentziak Euskal Herria ezagutarazten dau, hori argi dago. Nire ikuspegitik, Europa mailako erlazioak birrantolatu behar dira, politka amankomunak indartuz, tokian tokikoak baita ere, eta estatuetako pisua eta boterea murriztuz. Aldi berean politika «Europeartu» eta herritargora hurbildu.

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: