Es como la energía atómica, no es ni buena ni mala, sino que depende de para qué la uses.

Zasca!Uno a veces se despista, y da por hecho que algunas ideas ya están claras en la sociedad, o por lo menos en la parte de la sociedad que llamamos la izquierda alternativa. Pero al leer una frase como la de arriba, se da cuenta de que todavía nos queda tanto por hacer… y más cuando quien suelta la frase es el nuevo europarlamentario de Podemos, Pablo Echenique-Robba, en una entrevista en Materia

Sigo a Pablo Echenique desde hace tiempo, a través de su blog De Retrones y Hombres, en donde suele relatar con humor y crudeza la vida diaria de una persona con diversidad funcional, o como dicen en el propio blog, un retrón. Una realidad que tengo cerca en mi familia, por mi cuñada que está en silla de ruedas. Por eso mismo, en cuanto vi la entrevista, me puse a leerla con interés… y la terminé de leer con desagrado.

Para empezar, parte de un planteamiento habitual dentro del mundo científico, y con el que me encuentro casi a diario: la ciencia es neutral. No es ni buena ni mala. Es la humanidad la que la pervierte. Desde mi punto de vista, esta idea es falsa. Los hechos, son neutros, eso sí, 2+2=4 no tiene mayor sentido positivo o negativo. Pero la ciencia, es mucho más que los hechos, es la lectura que hacemos de estos, y los conocimientos y conclusiones que extraemos. Y es aquí, en ese análisis de los hechos, donde se introducen sesgos que ya hacen que la ciencia no sea neutral. Sesgos culturales, sesgos de interés económico, sesgos de género… puede ser consciente o no, pero la ciencia deja de ser neutral. Un ejemplo muy sencillo, que un representante de un partido como Podemos, que tanto habla de las castas contra el pueblo debería entender con facilidad: la mayoría de recursos de investigación de enfermedades (el 90%) se destina a estudiar las enfermedades que afectan a los países desarrollados (el 10% de las enfermedades). Cuando se certifica este desigual reparto de los fondos de investigación, no hay mas que concluir que existe un sesgo social, y que por lo tanto esta ciencia no es neutral, sino que está al servicio de los países ricos (¿la casta?).

Retomando la frase que abre esta entrada, la energía atómica existe, eso es un hecho. Pero el uso de esta energía siempre es negativo, porque produce compuestos que mantienen su elevada toxicidad durante milenios: la basura radioactiva. Así que no depende de su uso, porque el uso siempre es negativo.

La entrevista de todos modos va mucho más allá de lo anecdótico de esta frase, y aunque ya lo avisaban desde el titular, el grueso de la entrevista tiene un deje evidente: en la izquierda la gente no tiene demasiada idea sobre ciencia, y Pablo Echenique va a salvarnos de la ignorancia. Todo esto en relación a un único concepto: los transgénicos. Vamos a ver, la izquierda y la ecología lleva años analizando el problema de los transgénicos, desde muchos puntos de vista, y no sólo desde la perspectiva de la salud. Me da la impresión de que Pablo se ha perdido buena parte del debate, y lo achaca a una desinformación sobre el tema. El problema con los transgénicos va más allá de lo científico, el problema es el modelo de agricultura que fomentan. Agricultura intensiva, con alto uso de fertilizantes y agroquímicos, la reducción de la biodiversidad, y el control férreo por parte de multinacionales. Ese modelo está en el extremo opuesto del que defendemos en EQUO, y del que se defiende en buena parte de la izquierda alternativa: un modelo de agricultura extensiva, baja en productos químicos, que no agote los terrenos, y que tenga como elemento central la soberanía alimentaria.

Y no pensaba entrar en el tema de la experimentación con animales, pero en el intento de arreglar el desaguisado de la entrevista, en un artículo de opinión, me ha dejado boquiabierto: preferimos que mueran unos animalitos para salvar la vida de cientos de miles de niños humanos? En serio este es el nivel de argumentación al que nos vamos a tener que acostumbrar? O dicho de otra manera, la experimentación animal solo se hace para salvar la vida de niños? La experimentación animal durante mucho tiempo ha sido la salida fácil de la ciencia. Hasta hace poco más de un año, se experimentaba con animales para desarrollar productos cosméticos (algo prohibido ahora en la UE, pero que está por ver si se cumple). A fecha de hoy hay muchas técnicas de experimentación que no requieren del uso de animales, pero aún así se sigue recurriendo a ellos. De todos modos, argumentar la validez de la experimentación animal basandonos solo en un caso concreto que apela a nuestros sentimientos más íntimos (pobre niños humanos), no deja de ser una demagogia basada en un argumento falaz (generalización apresurada).

Y dejo para el final, aunque aparece al inicio de la entrevista, su análisis de prioridades para las personas con diversidad funcional. Pablo escribió hace tiempo una entrada hablando sobre las urgencias que viven. Vista aquella entrada, uno podría pensar que si le preguntaran por iniciativas concretas para las personas con discapacidad, hablaría sobre derechos sociales, accesibilidad, ley de dependencia, apoyos, redistribución, fondos regionales condicionados a medidas de accesibilidad… pero tengo que reconocer que me quedé boquiabierto al leer la respuesta: el derecho a volar con su propia silla eléctrica, sin que esta tenga que ir en la bodega, con el riesgo de que se estropee. Entiendo que es un problema importante, pero realmente es una de las urgencias a las que tanto comentaba? Qué porcentaje de retrones tiene una silla eléctrica? Y de estos, qué porcentaje tiene capacidad económica para viajar en avión? El 1%? Y qué hay del resto? Porque la realidad que veo en mi entorno es más bien cómo llegar a fin de mes, con una ley de dependencia recortada al límite, que no llega a financiar los apoyos que necesitan.

Al final todas las personas somos hasta cierto punto esclavas de nuestra cultura y de nuestra vida, y en esta entrevista parece que a Pablo se le ha colado demasiado la vieja forma de hacer política, la de la casta que viene a salvar a la sociedad de los males presupone que le aquejan. Esperemos que con el tiempo comprenda que la labor del político es ponerse al servicio de la sociedad, de las urgencias reales que tienen las personas, y no de sus presunciones.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

11 CommentsLeave a comment

  • Reformularía la frase como «Los científicos no son ni buenos ni malos, depende de a lo que dedican sus pensamientos, como el resto de las personas». Vivimos en una época cientificista en la que validamos por la forma sin cuestionar la filosofía, sin pararnos en cuestionar algo tan fuera de moda como la epistemología. Y en correlación, mucha gente se ha alegrado de que el Parlamento Europeo reciba a un científico sólo por la etiqueta, como si el mundo se dividiera entre científicos y el resto.
    Es inquietante, mucho, que la gente (en este caso, votantes de Podemos) siga formando su opinión de oídas. Hemos pasado de ‘lo dice el Rey’ a ‘lo dice mi primo, que es científico’, y es muy triste que esto ahora venga de la izquierda.

  • Al señor Echenique se le ha olvidado un detalle, que precisamente la experimentación animal sirve para matar niños. La experimentación animal ante todo está destinada a probar armamento, agentes químicos, a fines bélicos. En los animales son probadas las municiones y las armas químicas que luego serán destinadas a matar niños, animales humanos. Los animales son disparados, explotados, sometidos a todo tipo de crueldades para saben cómo son de letales las armas que posteriormente mataran humanos. Pues si ese idiota( idiota en el mejor de los casos) va ser el que este en el Parlamento Europeo, que es donde se regulan estas leyes, la experimentación animal, apañados vamos… menuda “casta” de ignorantes.

  • No estoy de acuerdo con eso que dices de que la ciencia es también la lectura que hacemos de los hechos, los sesgos culturales, de interés económico, etc. Tú estás hablando de política científica no de ciencia en concreto. Hay que separar ambos conceptos y cuando se habla concretamente de ciencia hay que tener en cuenta que esta debe ser objetiva. Yo no puedo introducir elementos subjetivos como lo que es bueno y lo que es malo en mi trabajo como científico porque estaría introduciendo un sesgo que sería totalmente contrario al método científico.
    Lo que a mí me rechina al leer a Pablo es eso de «depende de para qué la uses» refiriéndose a la energía atómica. No existe hoy en día un buen uso de la energía atómica así que por lo menos debería matizar eso ya que de otra forma parece que deja abierta la puerta.
    En cualquier caso, mayormente creo que lo que criticas son más las formas que el fondo de lo que dice Pablo porque, en realidad, estoy seguro de que todos queremos más o menos lo mismo, y tenemos que cuidar las formas ahora es momento de buscar la confluencia y no crear muros por malentendidos surgidos por las formas y que todo se quede finalmente en lo que hay en la superficie.

  • Tengo que discrepar con tu argumentación sobre la neutralidad de la ciencia.
    Es necesario dejar muy claro que no existe una única definición de ciencia. La propia definición de ciencia es algo que lleva siglos discutiéndose y que posee diferentes acepciones según provenga de la denominada ciencia clásica impulsada por el Círculo de Viena y conocida como positivismo lógico, de la sociología de la ciencia de Merton, de la visión historicista de Kuhn o de la visión posnormal (además de otras que seguro olvido).
    Lo que sí es evidente es que la visión clásica (también llamada normal) de la ciencia maneja una definición tremendamente aséptica con la que trata de justificar su neutralidad ((Del lat. scientĭa).1. f. Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales.) Esta visión es la que también ha defendido a ultranza la separación de disciplinas (en detrimento de una cosmovisión científica), las sociedades tecnocráticas y las élites científicas.
    Sin embargo, a algunos entre los que me encuentro nos gusta más emplear otras definiciones de ciencia no por menos divulgadas menos válidas. Así, Kuhn, en su libro “La estructura de las revoluciones científicas” define la ciencia como “la acción colectiva de comunidades científicas que usan una serie de métodos, conceptos y valores compartidos. Las disputas científicas se dirimen no sólo con valores cognitivos, sino también, y de modo fundamental, en su resolución intervienen factores sociales y culturales. El cambio de paradigma científico se produce cuando, tras una controversia, todos los científicos de un área incorporan un determinado modo de ver y explicar los problemas, que viene a sustituir al viejo paradigma previo.”
    Tampoco pretendo que esta sea la definición última de ciencia (me gusta mucho también lo que dice Ortega y Gasset: “Ciencia es todo aquello sobre lo que cabe discusión”) pero sí creo firmemente que la ciencia es mucho más que el conocimiento. Es un conjunto de actividades que tienen dos características intrínsecas que anulan toda neutralidad: son humanas y son intencionales.
    Desde este punto de vista, no voy a entrar en las cosas buenas y/o malas que la energía atómica, la experimentación animal o los transgénicos han originado a unos u otros colectivos. Mi postura ante estas y otras actividades científicas están basadas en el modelo de desarrollo que persiguen. La gran mayoría de las actividades que se han realizado en estos y otros campos han obviado la incertidumbre y los riesgos inherentes a las mismas y se han llevado a cabo en aras de un modelo de desarrollo económico, social y medioambiental que se ha demostrado ineficaz, inhumano y suicida.
    En este sentido, desde mi más activista convicción de la no neutralidad de la ciencia, los científicos e investigadores no podemos escudarnos en falsas neutralidades o en necesidades banales para justificar lo injustificable y para perpetuar un sistema abocado al desastre. Todos y todas somos corresponsables de nuestras acciones y si operamos en el ámbito científico tenemos una corresponsabilidad que nos debiera llevar a pensar qué conocimiento estamos impulsando, que conocimiento estamos generando y para qué lo queremos.
    Un saludo.

  • Menudo debate más interesante respecto a la ciencia y su neutralidad! Por ver si lo aclaro un poco más, creo que tenemos que diferenciar entre los hechos, quién los analiza, y las conclusiones que extrae y convierte en postulados/teoremas/leyes… Este proceso de elaboración de conocimiento es un proceso humano, y por lo tanto, limitado por la forma de ser de quien realiza el proceso. A esto viene lo que comento de los sesgos. Como ejemplo, si vivo en una zona tropical donde nunca nieva, nunca me plantearé que exista esa forma de precipitación, y podría postular que el vapor de agua de la atmósfera cuando condensa sólo precipita en forma líquida.
    Evidentemente, cuanto más amplia es la comunidad científica, más amplios son los puntos de vista, y por lo tanto menos espacio hay para la subjetividad. Aún así queda limitada por el hecho de ser una visión desde la perspectiva de un ser (el ser humano) que vive en un planeta determinado… os suena la teoría antropocéntrica? Nuestra limitación para pensar sólo en 4 dimensiones (3 espaciales y tiempo) puede suponer un importante límite a la hora de analizar nuevas teorías científicas.

  • La ciencia como tal es amoral. El señor Khun introduce lo que vendría a ser una «sociología» de la ciencia, lo cual no quita que el método científico per se intente aproximarse al máximo a la objetividad teniendo en cuenta que como humanos, vamos siempre cargados de cierta subjetividad ( añadan aquí prejuicios de clase si lo desean). Argumentos con tanta cita no dejan de ser argumentos basados en la autoridad.

    En resumen, la ciencia provee de las herramientas (revisión por pares, falsabilidad, etc.) para evitar, a la larga, los escollos de lo que , de manera improvisada, llamo aquí subjetividad.

    Analizando el resto de los puntos:

    El señor Pablo habla de la experimentación animal para usos médicos, cosa que moralmente juega en otra liga que las investigaciones cosméticas ¿Dónde está la generalización? Añadamos además, que en caso de tener que votar eso en el europarlamento, afirma que se plegaría a lo que dijeran los círculos (cito de memoria) y no niega que sea un debate con soluciones limpias, en el caso de las investigaciones médicas sólo hay opciones malas.

    En el tema de los transgénicos, dice que no son malos per se sino que lo negativo son los usos y abusos que generan las leyes y prácticas de empresas como Monsanto, el post parece ignorarlo.
    Un tema interesante al respecto es a su vez el de la independencia alimentaria, cosa que no se trata y puede venir al hilo de los transgénicos.

    Energía nuclear también es la de fusión, también es la que se usa en los satélites que cruzan el sistema solar usando el calor que se produce en la desintegración del plutonio… No deberíamos demonizarla así como así. Evidentemente, un modelo energético basado en una tecnología que deja residuos radiactivos de larga duración y que es inherentemente peligrosa ( no es cuestión de que no fallen, si no de cuando fallará una central nuclear) no es de recibo. Aquí deberíamos diferenciar tambien entre ciencia y tecnología, siendo la tecnología un uso práctico y concreto de uno o varios principios científicos ( también es el afilar pedernal , tratemos el término como una definición informal ).

    Si el señor Pablo se queja de los aviones en ese preciso momento, será porque justo ahora le toca de cerca. Pregúntese que votaría en el caso de poder tomar partido en el presupuesto de la ley de la dependencia (qué votaría en el caso de que los círculos no se adueñen de la cuestión, claro).

    A veces, parece como si las figuras públicas sólo pudiesen hablar de lo urgente y no del resto de los temas…

  • Se me olvidaba, en general creo que el posmodernismo ha hecho mucho daño, en lo personal, estoy harto de encontrar gente políticamente muy válida y además expertos en su campo de conocimiento que luego o bien confiesan alegremente no tener ni idea de ciencia ( imaginen alguien que casi presume de no saber escribir para hacerse una idea de la sensación que me producen ) o bien, cuando enferman, prefieren que les impongan las manos (reiki) o la homeopatía o cualquier otro tipo de chamanismo.

    Claro que esto es una experiencia personal y a lo mejor el resto de los lectores tiene la fortuna de que su entrono comprenda perfectamnte la diferencia del conocimiento adquirido mediante el método científico del resto.

  • Pues por mucho que me lea y relea la entrevista en lugar alguno veo ninguna referencia a «los niños».

    Lo mas aproximado es esto «Pero yo me inclino más a utilizar ratoncitos para acercar cinco años una medicina que cure a humanos, dándome muchísima pena los ratoncitos»

  • Edito: Ahora me he leído el artículo de opinión y si que lo menciona. Si quieres puedes borrarn los dos comentarios, y si no, pues tampoco pasa nada.

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: