Estas han sido mis primeras elecciones dentro de un partido político. Llevo varios meses militando en EQUO, y además con la responsabilidad de co-coordinar y ser coportavoz de EQUO en Bizkaia. He vivido por lo tanto este periodo pre-electoral de manera bastante intensa, y no puedo dejar pasar la oportunidad de verter algunas de las reflexiones que me han surgido a la vista de los resultados.

Para empezar, la victoria con mayoría absoluta del PP es una mala noticia. Mala noticia para la sociedad, porque va a suponer un importante recorte de derechos para muchas personas: mujeres, personas dependientes, inmigrantes, personas en riesgo de exclusión, homosexuales, los sectores de sanidad y educación… la lista se puede alargar hasta abarcar a casi toda la sociedad, excluyendo casi en exclusiva a las clases altas. Y mala noticia para la democracia, por doble motivo:

  • Por un lado, porque una vez más se demuestra la falta de proporcionalidad del sistema electoral actual. Con un sistema más proporcional, el PP no habría obtenido mayoría absoluta, y el parlamento habría sido mucho más plural.
  • Por otro lado, porque con una mayoría absoluta tan holgada se van a poder pasar las leyes a rodillo, sin necesidad de debatirlas con ninguna de las otras fuerzas políticas.

De todos modos, no todo es negativo, y el ascenso de las fuerzas progresistas en el parlamento nos da un punto de esperanza. En el nuevo parlamento los escaños de izquierda transformadora superan la quincena, lo que supone un aumento importante respecto a la legislatura anterior.

En Euskadi hemos tenido más o menos los resultados previstos, con una entrada fuerte de Amaiur, y los cuatro partidos mayoritarios repartiéndose todos los escaños. Esperemos en este caso que Amaiur actúe como la fuerza de izquierdas que dice ser, y no se olvide de los graves problemas sociales y medioambientales que estamos sufriendo.

Con respecto a los resultados de EQUO, evidentemente los resultados no han sido los que esperábamos. El diputado por Madrid no ha sido posible, y a nivel de Euskadi se han repetido los mismos resultados que ha venido teniendo Berdeak en las elecciones anteriores. Es evidente que no hemos sabido llevar nuestro mensaje a la sociedad, pero también hay que valorar que la formación como tal apenas tiene 4 meses de vida. El trabajo de construcción de la formación en un espacio de tiempo nos ha consumido posiblemente demasiados recursos. De todos modos, tenemos claro que nuestra apuesta es de futuro, es una carrera de larga distancia. Ahora nos toca volver a nuestro lugar natural, a la calle, a los colectivos y movimientos sociales, para construir redes, para ir proponiendo alternativas que poco a poco vayan transformando la sociedad en las claves de EQUO: sostenibilidad, equidad, derechos humanos y regeneración democrática.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: