Este es el título del debate en el que participé ayer por la tarde. Un debate que se complementaba con el subtítulo «Propuestas de gobierno para una economía más justa: ¿son el crecimiento económico y la internacionalización de empresas la única salida de la crisis?». Todo ello orgnizado por OMAL, dentro del curso «Los límites del capitalismo global en la crisis civilizatoria: desafíos y propuestas de cambio». Un tema más que interesante, en el que desde EQUO tenemos mucho que decir, y que no siempre tenemos la oportunidad de compartir.

Temas como límites del capitalismo, crisis civilizatoria, o economía justa, son más que habituales en nuestro discurso. Somos conscientes de que hemos alcanzado los límites del planeta, y llevamos años consumiendo más de lo que la tierra es capaz de consumir. Todo esto supone que tenemos que cambiar la forma de entender la política y la economía, para poner a las personas y el planeta en el centro, de forma que el único objetivo válido sea el Buen Vivir. De todos modos resulta curioso como en muchas ocasiones, incluso desde organizaciones que son favorables a cuestionar el paradigma del crecimiento económico como objetivo final de las políticas, se siguen usando los viejos esquemas a la hora de afrontar los debates.

Estas fueron las líneas generales que expuse en mi intervención:

  • La crisis actual es una crisis que tiene muchos factores. Además de la crisis económico-financiera de la que hablan en todas partes, es una crisis energética, de recursos, ambiental, social… una crisis sistémica por lo tanto, que está provocando una crisis civilizatoria global
  • Lo que se ha puesto en entredicho es el conjunto de nuestro sistema productivo y social, y por supuesto nuestra escala de valores. Esto nos obliga a repensar desde el inicio el modelo de sociedad que queremos, para poder empezar cuanto antes la transición hacia ese nuevo modelo
  • En este momento en que hemos alcanzado y sobrepasado los límites del planeta, y que el agotamiento de los recursos (tanto energéticos como de materias primas) es más que evidente, hay que desterrar de una vez conceptos como «crecimiento sostenible». Ningún crecimiento económico que se mantiene en el tiempo es sostenible. Nos imaginamos lo que sucedería si aumentáramos nuestro peso un 1% cada año?
  • Una de las claves del nuevo modelo tiene que pasar por poner a las personas y el planeta en el centro de las políticas, tanto sociales como económicas. Por este motivo en EQUO apostamos por el Buen Vivir como modelo de sociedad en nuestra estrategia política de cara a los próximos años. Un concepto que incluye evidentemente la mejora de la calidad de vida de todas las personas, pero no solo desde una perspectiva económica, sino también ambiental. El derecho a un aire limpio y un agua potable de calidad, el equilibrio con el entorno, para asegurar también la misma calidad de vida para las generaciones futuras. Y esto incluyendo la defensa de los derechos humanos. En definitiva, compartir solidariamente y con justicia los recursos y riqueza del Planeta con todas las personas, presentes y futuras
  • Con estas perspectivas, ¿cuál es el papel de los gobiernos en esta transición? Para empezar, ser conscientes del reto que se plantea, y de la necesidad de un cambio de modelo drástico, desterrando de una vez sueños como el del crecimiento continuado, o el tecno-optimismo, esperando siempre una futura mejora técnica que nos salve del desastre. Las apuestas deberían venir de estos movimientos que se empiezan a ver ya en la sociedad:
    • Una mayor participación ciudadana en este cambio de modelo. Se debe asegurar la participación de todas las personas en un proceso de cambio tan importante como este. Sólo será posible alcanzar el Buen Vivir con un sistema radicalmente democrático, que pase de ser una democracia representativa como la actual a una realmente participativa.
    • Soberanía alimentaria. Recuperar el control sobre los alimentos, utilizando conceptos como la sostenibilidad y la seguridad alimentaria, para mejorar la calidad de vida y la mejora ambiental de nuestro entorno.
    • Soberanía energética, mediante un cambio de modelo energético basado en el ahorro, la eficiencia y las energías renovables en manos de la ciudadanía.
    • Transición verde de la economía, para incluir criterios sociales y ambientales. Invertir en aquellos sectores que sean realmente sostenibles, transformando el actual modelo productivo que se basa en extracción de materias primas, procesado, uso y eliminación, hacia un modelo circular en el que las materias se reutilicen y reciclen una y otra vez. En este ámbito hay que prestar atención a los nuevos modelos empresariales que se basan en el procomún, los productos de cola larga, las impresoras 3D…
  • Sabemos que en frente tenemos en contra dos grandes fuerzas: la inercia y las grandes multinacionales.
    • La inercia, que hace que prefiramos un sistema que sabemos que es imperfecto, pero que por lo menos nos da la tranquilidad de lo conocido. Como solemos decir, más vale malo conocido, que bueno por conocer
    • Las multinacionales son sin duda el gran poder en la sombra que controla la economía y la política global. Una prueba de ello es la propuesta de tratado entre EEUU y Europa, el TTIP. Este tratado propone que los beneficios económicos de las empresas estén incluso por encima de la voluntad de la ciudadanía, pudiendo una empresa pedir indemnizaciones a los estados si alguna ley les impide obtener beneficios.

Las propuestas para salir de la crisis por lo tanto no pasan ni por el crecimiento económico, ni por la internacionalización. Pasan por ser conscientes de que la crisis actual es una crisis con muchas causas, pero sobre todo es una crisis que ha puesto en cuestión nuestro modelo productivo y social. Tenemos que repensar el modelo, haciendo una transición hacia uno realmente sostenible, en el que las personas y el planeta recuperen el equilibrio, con el objetivo de conseguir el Buen Vivir. El reto es importante, pero cuanto antes lo empecemos, mejor será nuestro futuro.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: