Hace unas horas escribía esto en twitter:

Venía motivado por las imágenes de una manifestación en la que los gritos iban en ese tono. De hecho, no hace demasiado leía por una de las muchas listas de correo en las que estoy, que tendríamos que organizar una manifestación yendo de espaldas y diciendo ‘nos están dando por culo’.

Es algo que me he preguntado muchas veces. Igual que suelo plantearme muchas veces el lenguaje sexista que usamos en nuestro día a día, creo que también tenemos que plantearnos las expresiones heterosexistas que lanzamos con naturalidad, sin plantearnos siquiera lo que reflejan.

Así que, hablemos de sexo, y de sexo entre hombres. Uno de los grandes tabúes del mundo heterosexista. La penetración se concibe en un esquema de dominación, en el que quien penetra se convierte dueño de la persona penetrada, que llega incluso a convertirse en un objeto. De aquí proviene gran parte de la desigualdad que el heterosexismo asigna a hombres y mujeres. El hombre domina a la mujer, entrando en ella, conquistando su cuerpo como quien conquista un castillo.

Bajo este esquema, el hombre que se deja penetrar, se convierte en un traidor. Pudiendo ser el dueño de la relación se humilla dejándose dominar. Dejarse penetrar por lo tanto se ha convertido en una vergüenza, en un castigo que va más allá de lo físico, suponiendo una degradación de la propia persona.

Por eso mismo, cuando le queremos desear mal a alguien, usamos expresiones como ‘que te den por culo’, ‘te la van a meter doblada’, o similares. Igual que nos planteamos en muchas ocasiones el uso del lenguaje que hacemos, sobre todo cuando hablamos de lenguaje sexista, también hay que plantearse un paso más allá y hacer un análisis del lenguaje heterosexista que damos por natural, y que a fin de cuentas refleja esquemas de dominación que queremos desterrar. Porque no es por nada, si te relajas, que te den por culo puede darte muchas alegrías!

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

3 CommentsLeave a comment

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: