Hace tiempo que se viene mascando la tragedia, y anoche por fin recibí la más que esperada (a pesar de ser triste) noticia de que Joxe Arregi dejaba los hábitos franciscanos. Quien no la haya leído todavía, le recomiendo la lectura de la carta que ha escrito para comunicarlo, llena como siempre de su particular estilo.

Yo ya había sentido con anterioridad la absoluta falta de un lugar para quienes somos insumisos dentro de la institución, y desde mi experiencia anterior me he atrevido a escribirle y enviarle esta carta:

Querido hermano Joxe,

leo y releo la carta que has escrito para informar de la dolorosa decisión de dejar la orden franciscana. Me resuena y me remueve mucho por dentro. A pesar del mensaje y de los malos momentos veo que no pierdes tu capacidad innata de mantener y transmitir la calma que tanto te caracteriza.

Se sin duda que no ha sido una decisión fácil, que habrás estado digiriendo durante todo este tiempo de silencio. También puedo suponer que habrás estado sometido a presiones más o menos evidentes por parte de gente más o menos cercana, y lo dolorosas que son esas situaciones. Y digo que lo supongo porque yo también he sufrido situaciones similares. Me despidieron como responsible de juventud en un sector de Bizkaia, por haber permitido la lectura de un manifiesto a favor de la democracia en la iglesia, la participación activa de las mujeres y la homosexualidad. Aunque hay quien afirma que fue precisamente mi propia homosexualidad la que precipitó mi despido. Quién sabe, en aquellos momento se pusieron demasiadas cosas encima de la mesa y se involucraron demasiadas palabras de terceros para conocer a ciencia cierta lo que sucedió realmente.

Por lo vivido, sé cómo actua la maquinaria de la institución cuando se ve amenazada. Actúa proyectando su propio temor al disenso, al cuestionamiento, y difundiéndolo de forma dirigida hacia el entorno cercano del transgresor, para que sean sus iguales los que provoquen la presión. Leyendo lo que escribes puedo suponer que habrá habido amenazas evidentes hacia la propia orden franciscana, como en mi caso las hubo hacia el entorno del laicado liberado de Bizkaia. Es curioso ver cómo pasado el tiempo algunos que en su día criticaron mi actuación se han ido sumando al movimiento de las personas críticas con la actitud de la jerarquía.

De todos modos también se que esta es una oportunidad única para reconstruirse, para rehacerte marcando tu propio camino totalmente libre de ataduras. El vértigo se supera, y pasado el tiempo las heridas se van olvidando y sólo nos quedan las marcas que de tanto en tanto nos traen el recuerdo deslavado de los malos momentos vividos, pero sobre el dulce olor de los abrazos recibidos por quienes nos han apoyado. En mi caso sin duda ha sido así.

Por mi parte no me queda más que darte la bienvenida al grupo de los insumisos, desobendientes, díscolos, al que hacía tiempo que ya pertenecías, pero en el que ahora sin duda te has confirmado.

Te quiero transmitir también en esta carta todo mi apoyo en estos momentos, aunque se que estás bien acompañado. Nos encontraremos en el camino, igual que ya nos hemos cruzado más de una vez con anterioridad.

Un abrazo fraterno

Aitor Urresti

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

2 CommentsLeave a comment

  • Nik ere bidali diot Joxeri eskutitz bat, antzeko kontuak esanez. Eta egia da honelako kasuetan batek ez dakiela oso ondo zer egin: poztu ala tristetu. Tristetu, badirudielako proiektu oso batek porrot egin duela. Eta poztu, erabat gure ingurura datorrelako Joxe bezalako pertsona bat, lehendik ere bertan zena, jakina. Kokoteraino nago. Zuek?

    • Ni lasai eta pozik nago. Nire ikuspegitik behintzat honelako egoera batek benetako askapen bat suposatzen dau, eta Joxek holakorik biziko ote dauen pozten nau. Tristezia soilik nire ikuspegi nerekoi batetik etorriko litzateke, nik hainbeste energia sartu dodaneko proiektu baten porrotaren aurreikusian. Baina espirituak eta esperantzak esaten daustena, proiektuak aurrera egingo dauala da, beste bideren batetik baina aurrera. Ekin gogor espirituaren arnasari, Koldo!

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: