Este pasado domingo hemos vuelto a tener elecciones. Esta vez no nos ha tocado en Euskadi, han sido en Andalucía y en Asturias. Y para qué negarlo, los resultados para EQUO no han sido los esperados. Se ha bajado en votos con respecto a las elecciones generales de noviembre, y el desánimo se empieza a palpar en parte de la gente que formamos este proyecto.

Partiendo del hecho de que los resultados no han sido todo lo buenos que me habría gustado, yo hago mi propia valoración, desde la lejanía que me da el no pertenecer a ninguna de las dos autonomías:

  • Para empezar hay que destacar el desapego que está demostrando la ciudadanía con respecto a la clase política. Elección tras elección los datos de participación son más bajos. Esto debería hacer recapacitar a toda la clase política, y buscar la forma de repolitizar la sociedad. Esto además es de vital importancia para un proyecto como EQUO, que quiere regenerar la política acercándola a la ciudadanía
  • También hay que reconocer que el voto en estas elecciones ha sido más «en contra de» o «por miedo a» que por otros motivos. Esto no facilita la entrada de nuevas opciones, sobre todo cuando no se consigue vender suficientemente la alternativa real que se esta´ofreciendo. Pero aquí también hay que tener un poco de perspectiva, y reconocer que somos una opción nueva, que nuestro proyecto es de largo recorrido, y tenemos que tener un poco paciencia.
  • El nombre de EQUO no es conocidoy no se nos relaciona. Berdeak (y en general los partidos verdes, y sobre todo el europeo) eran más o menos conocidos en la sociedad. EQUO es algo nuevo y novedoso, y tenemos que hacer todavía mucha labor pedagógica con el nombre, para que se nos empiece a relacionar. Tenemos ahora unos cuantos meses antes de las elecciones para empezar a pensar en qué podemos hacer para dar a conocernos antes de la campaña, porque en cuanto entremos en campaña lo más seguro es que de nuevo desaparezcamos del mapa.
  • Tampoco se nos conoce como personas. Uralde puede ser más o menos conocido, pero no va a ser nuestro candidato al parlamento vasco. Tenemos que decidir quién va a ser cabeza de lista con tiempo, antes de la campaña electoral, para ir dándole nombre de cara a la sociedad. El que el candidato no sea conocido a priori tal vez no sea tan importante para un partido establecido, pero en ese caso tiene el respaldo del conocimiento del proyecto, algo que en EQUO de momento no tenemos.
  • No tenemos un mensaje fácil. O más aún, la gente nos asigna un único mensaje: el medioambiente. Tenemos que hacer llegar que desde la defensa del medioambiente y la ecología tenemos propuestas para muchos de los problemas a los que se enfrenta la sociedad. Y en esto coincido con el primer mensaje de Alejo. Tenemos que hacer propuestas, constructivas, porque desde una parte de la sociedad se identifica a los movimientos ecologistas con el rechazo a todo. Pero además tenemos que ser capaces de explicar estas propuestas de forma fácil, y corta. Empezamos a hacer pruebas de explicar nuestro programa en frases cortas, intervenciones de 15 segundos (que es lo que piden en muchos programas) o incluso en tweets de 140 caracteres? Puede ser un experimento pedagógico interesante.
  • Y en línea con esto último, abarcamos muchos ámbitos, y tenemos que intentar dar simplificar esto. Elegir 3-5 temas concretos, y concentrarnos en ellos de aquí a la campaña….

Bueno, este es mi primer análisis, casi a botepronto. De todos modos creo que es algo sobre lo que tendremos que seguir pensando en estos meses próximos.

¿¿Cuál es tu opinión??

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: