Serie de artículos sobre el borrador de Unión Energética filtrado. 
He publicado también sobre el mismo tema en Seguimos Informando.

Comisión EuropeaLa Unión Energética ha sido una de las grandes promesas de Juncker al salir elegido presidente de la Comisión Europea. Una propuesta a la que le ha dado tanta importancia como para dedicarle una de las vicepresidencias de la Comisión. Al mismo tiempo, una Unión Energética bien planeada puede ser la gran aliada de un Nuevo Modelo Energético basado en energías renovables. Por esto no es de extrañar que el sector energético esperara con ansia la publicación de algún borrador de propuesta, y ahora que se ha filtrado una, vamos a pasar a analizarla.

La situación energética de la Unión Europea es preocupante, tal y como lo explica el propio documento en su introducción: Importamos el 53% de nuestra energía, 400 billones €/año, el 90% del parque de viviendas es ineficiente, y el 94% del transporte dependiente de petróleo, del que se importa el 90%. Por si esto fuera poco, gastamos 110 billones €/año en subsidios a la energía, “con frecuencia sin justificar” en palabras del documento. El precio doméstico de la electricidad sigue subiendo, mientras que bajan los precios generales, y el precio de la electricidad para industria es un 40% más cara que en EEUU, y el gas de 3 a 4 veces más caro (1).

La Unión Europea es absolutamente dependiente de fuentes de energía que importa del exterior, con la pérdida de divisas que supone. Una energía importada que además es despilfarrada por la baja eficiencia de las viviendas, y por el sector de transporte que está desbocado. Dependemos además de los combustibles fósiles que están generando un gran impacto ambiental tanto en los lugares de consumo como en los de extracción, y que han situado a la humanidad ante uno de los grandes retos de la historia: el cambio climático.

La solución por lo tanto parecería clara: diseñar un plan para reducir el consumo de energía en la UE, adoptando medidas ambiciosas de eficiencia energética en la edificación, la industria y el transporte. Optar por energías autóctonas limpias, que generen poco impacto ambiental y no contribuyan al efecto invernadero, esto es, energías renovables. Y para terminar, replantear el modelo de consumo y producción en la UE para transitar hacia una economía baja en carbono.

 En las siguientes entradas iré analizando cada uno de los cinco ejes en los que se basa la propuesta energética:

  1. Seguridad energética, solidaridad y confianza
  2. Mercado energético interno
  3. Eficiencia energética como contribución a la moderación de la demanda
  4. Descarbonización de la economía
  5. Una unión energética para la Investigación y el Desarrollo

Lo que sí puedo adelantar es que se trata de una propuesta muy decepcionante, en la que se antepone un modelo centralizado y basado en grandes infraestructuras, que asienta la seguridad energética en el gas y la energía nuclear, y que confunde las prioridades del sistema energético.

(1) Todos estos datos los aporta el propio borrador de la Comisión, no son de elaboración propia.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: