En EQUO estamos de votaciones. Sin parar, que para algo es seña de identidad de nuestro partido. Han terminado las primarias europeas (felicidades de paso a Ska Kelle y Jose Bove), ha terminado la primera ronda de nuestras primarias (felicidades a Reyes Montiel, Inés López-Dóriga, Florent Marcellesi y Guillermo Rodriguez), y como entre primaria y primaria parece que  nos aburrimos, ahora toca votar la propuesta de acuerdo de coalición entre Compromís y EQUO. 

Tras una serie de propuestas claramente decepcionantes, la que tenemos ahora encima de la mesa es la que se somete definitivamente a votación. Evidentemente, no es el acuerdo que yo habría escrito, pero entiendo que sí es un acuerdo que puedo asumir, por varias razones:

  • ¿Cómo repartimos cuarto y mitad de escaño? Porque no nos engañemos, el problema es que no tenemos certeza de obtener más que un escaño, y ahora toca pensar cómo repartirlo. Ante esto, a muchas personas se les han ocurrido dos propuestas: ponemos en la balanza el número de votos (escaño para EQUO) o ponemos en la balanza el poder institucional (escaño para Compromís). Como tantas otras veces, entra en juego la lógica de las mayorías sobre las minorías, y vemos qué forma de medir fuerza beneficia más a cada cual. En este caso se ha optado por una vía intermedia, ni para tí, ni para mí: compartimos el escaño.
  • Ahora, ¿cómo se reparte un escaño que en realidad pertenece a la persona elegida? La fórmula más habitual es la rotación. Una parte de la legislatura la ocupa una de las candidatas, la otra parte la otra. En este caso además la propuesta incluye que ambas personas van a estar contratadas (la 2ª como asesor) durante toda la legislatura, con lo que desde el principio ambas partes van a estar trabajando en Bruselas por los objetivos de la coalición. En este caso se diluye el papel de quién tiene el escaño, porque sólo va a ejercer de portavocía de un trabajo conjunto.
  • ¿Cómo se reparte el tiempo? Por suerte aquí se puede hacer coincidir ambos intereses. A Compromís le interesa tener un europarlamentario para las próximas elecciones autonómicas y municipales. Para EQUO nos interesa tener un europarlamentario para las siguientes europeas. Visto esto, primero tiene que ir la persona elegida en Compromís, y después la de EQUO. Esto supone que la lista la va a encabezar Compromís, pero yo, más que desde la lógica del poder (quien va primero, es más fuerte), lo leo en clave de orden de ocupación del escaño (quien va primero es quien lo ocupa primero). El acuerdo deja claro que el reparto de tiempo será proporcional al número de votos obtenidos.

Evidentemente, todavía quedan unos cuantos flecos que solucionar, entre otras cosas cómo se van a ir integrando el resto de formaciones a esta coalición, pero en definitiva me parece un acuerdo que puedo aceptar. Por eso mismo, he tomado la decisión de votar a favor del mismo.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

3 CommentsLeave a comment

  • La verdad es que por las mismas razones por las que Equo se presentó en Euskadi en solitario, y sin coalición electoral alguna, debería Equo presentarse en solitario a las europeas.

    En realidad con mucha más razón, porque el consenso mínimo de los Verdes ha sido siempre que (al menos) para las Europeas, la Ecología Política tiene una oportunidad de oro para aflorar por sí misma, a despecho del sistema electoral tan injusto que padecemos.

    Por esta regla de tres, ceder ante el Compromis conllevaría despedirnos de Equo Euskadi como actor político autónomo. Observemos Galicia, de la misma forma que la cesión en las autonómicas gallegas ha asegurado la invisibilidad de Equo en beneficio de Anova.

    En fin, la vida sigue y de los errores se aprende. Seremos muy sabios probablemente. Y no hay mal que cien años dure.

  • De los errores se aprende y decidir ir en solitario en Euskadi fue un error. Fue un error decidir ni si quiera no sentarse con nadie. Error fruto de la inmadurez política de muchas compañeras y compañeros que se enfrentaban por primera vez a unas elecciones.
    En Euskadi, seguimos y seguiremos siendo muy autónomos y capacitados para hacer la política que creamos adecuada y con los compañeros que creamos adecuados.
    Es cuestión de visión política y saber jugar a largo plazo para no caer a corto plazo.

  • La situación no se parece ni de lejos a lo que teníamos en Euskadi. Sin entrar en valorar las decisiones, Compromís no tiene nada que ver ni con Ezker Anitza ni con Ezker Batua, ni la situación de EQUO federal es la misma que la de EQUO Euskadi, ni las perspectivas de futuro se asemejan…

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: