Estos días me encuentro por tierras lejanas, en latitudes superiores a las que me suelo mover habitualmente. Estoy en Estocolmo asistiendo a un congreso de mi área de investigación, y de paso conociendo un poco la ciudad. Esta noche había cena de gala en el ayuntamiento, pero como ese tipo de eventos no cuajan demasiado bien con mi caracter, ni con mi estado de ánimo, he decidido tomarme la noche por mi cuenta e irme a cenar y pasear solo.
Pasear por estas calles, de isla en isla, bordeando canales, hace que se me remmuevan por dentro muchas ideas, sobre todo en lo relacionado con mi trabajo, y con lo escuchado en las ponencias del día. Caminar, hacer fotos, mirar a la gente, y todo ello desde una perspectiva de mero espectador, aislado de un mundo al que evidentemente no perteneces. Me ha dado la calma que necesitaba para reenfocar mi trabajo de los próximos meses (o incluso más que un año), y para obtener nuevas fuerzas e inspiración.

About author View all posts Author website

Aitor Urresti

6 CommentsLeave a comment

Erantzunak / Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: